El mundo de la imprenta está directamente relacionado con el mundo de la publicidad. Son muchas las imprentas que viven de la impresión de folletos publicitarios. En nuestro artículo «Tipos de folletos publicitarios y tipos de pliegues» hablábamos de los distintos tipos de folletos publicitarios existentes y entre ellos destacábamos uno de los más utilizados como herramienta de información y promoción: los trípticos.

¿Qué es el tríptico?

Un tríptico es un folleto informativo que por lo general tiene forma rectangular y que se dobla en tres partes. Las seis cara de que dispone este tipo de folleto permite la inclusión de mayor información de la que, por ejemplo, se comunica en flyers o en dípticos. Como herramienta de comunicación, el tríptico suele emplearse en muchos tipos de eventos sociales y celebraciones.

Como todo producto destinado a alcanzar un fin publicitario, el tríptico debe ser original y debe llamar la atención del destinatario del mismo para que éste resista el impulso tan común de lanzarlo a la papelera sin mirar su contenido ni la información que proporciona.

consejos para diseñar un folleto publicitario

A continuación vamos a dar una serie de consejos para, en base a ellos, diseñar un tríptico atractivo.

Las caras del tríptico

A la hora de diseñar un tríptico debemos siempre preguntarnos cuántas caras vamos a diseñar y qué orden de prioridad tienen en cuanto al diseño.

La cara fundamental del tríptico es, sin duda, la portada. Aquí, el mensaje debe ser lo más impactante posible y debe servir para llamar rápidamente la atención del destinatario del folleto.

En la parte frontal interna de los trípticos suelen exponerse las razones que deben servir para convencer al potencial cliente. Las especificaciones sobre cómo es el producto o el proyecto que se quiere mostrar irían destinadas a las tres caras que componen el folleto abierto. Finalmente, los datos de contacto (dirección, número de teléfono, correo electrónico, etc.) se recogerían en la contraportada del tríptico.

Pasos para diseñar un tríptico

Para diseñar un tríptico hay que seguir una serie de pasos. El primero de ellos, fundamental, consiste en tener claro a quién va dirigido el tríptico y qué idea se quiere transmitir con él.

ejemplo de tríptico

Una vez se tiene claro el concepto de lo que debe ser el tríptico se pasa a la tarea de diseño propiamente dicha. Ésta debe realizarse teniendo siempre en cuenta qué imagen se desea transmitir de la empresa. Un folleto puede ser más serio o más desenfadado, más atrevido o más clásico. El uso y la finalidad del mismo deberán determinar estos aspectos. Pueden ser folletos para prestigiar a una determinada marca y, por tanto, no deben ser necesariamente informativos.

Captada e interiorizada la filosofía del folleto, se deben seguir los siguientes pasos para diseñarlo:

  1. Se debe definir el mensaje. Para ello puede ser muy útil realizar estudios de mercado.
  2. Se deben fijar lo que se conoce como segmentos objetivos, es decir, renta, estilo de vida, nivel de estudios, edad, sexo, etc. del destinatario del tríptico.
  3. Elegir con cuidado el contenido textual y estructurarlo correctamente y de una forma sencilla.
  4. Elegir una tipografía adecuada. Los textos de un folleto publicitario deben ser legibles. Las fuentes clásicas, en este sentido, son las más recomendables. La experimentación, en este sentido, no se aconseja.
  5. Elección de fondos, ilustraciones y fotografías. Estos elementos deben guardar armonía con los textos. A la hora de escoger imágenes para un folleto publicitario se debe evitar la tentación de sobrecargarlo.

La elección de todos estos elementos guardarán relación directa con el tamaño del tríptico. Cuanto más pequeño sea, más concreto debe ser.

tríptico publicitario

Tipos de plegados

Otro aspecto que se debe decidir a la hora de diseñar un tríptico publicitario es la de elegir su tipo de plegado. Podemos escoger entre los siguientes:

  • Clásico plegado en tríptico en el que se abre la portada y la parte frontal para ver al mismo tiempo las tres caras internas.
  • Plegado envolvente. En este tipo de plegado, cada cara se dobla en la anterior. Este tipo de plegado es más común en folletos de más caras.
  • Plegado en zigzag. Este tipo de plegado divide el folio en tres partes como un acordeón. El plegado se puede hacer en sentido horizontal o en sentido vertical.
  • Plegado en forma de libro. La parte principal es la más ancha y los laterales tienen una anchura que es, justamente, la mitad de la de la parte más ancha.