En ésta primera imagen observamos los cuatro estados del papel pasando por la cuatricromía en una máquina de un solo color.


En el primer tiraje, colocamos la primera plancha y colocamos la tinta azul en la máquina. Aquí arriba vemos el resultado.


En el segundo tiraje, cambiaremos de plancha y limpiaremos la máquina. Ahora será la hora de la tinta amarilla y volver a poner el tiraje anterior impreso en azul. Con esto conseguimos el color verde surgido del amarillo actual y el azul impreso anteriormente.


A continuación será el turno del color magenta, con el que conseguimos los rojos y darle un poco más de negro a las letras y trazos. Recordemos que para cada color tenemos que limpiar los rodillos de la máquina y poner una plancha nueva que se ajuste a los trazos y posiciones del siguiente color.


Finalmente se colocará la última plancha con la última tinta: la negra. Éste color le proporcionará al trabajo nitidez y definición.